8 GRANDES BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA EN LA SALUD.

Impactos: 689

Por: Lizet Meneses

Especialista en bienestar laboral

Trail running man exercising outdoors for fitness

La actividad física regular y no excesiva, mejora considerablemente la salud en los siguientes aspectos:

 

MANTIENE UN PESO SALUDABLE: La actividad física es especialmente importante si se está buscando perder peso o mantenerlo en un nivel estable, ya que ayuda a disminuir la cantidad de grasa, mejora el metabolismo afirmando la masa muscular.  Además, investigaciones han demostrado que la única manera de mantener la pérdida de peso, es estando comprometido con una disciplina de ejercicio físico.

PREVIENE ENFERMEDADES: De acuerdo con los centros de prevención y control de enfermedades de Estados Unidos (CDC), la actividad física reduce el riesgo de desarrollar enfermedades como la  diabetes, la hipertensión, algunos tipos de cáncer, así como padecimientos cardiovasculares. También disminuye la presión arterial, y en las mujeres ayuda a evitar los efectos de los cambios hormonales.

OPTIMIZA EL FUNCIONAMIENTO DEL CEREBRO: El Dr. John J. Ratey, autor del libro ”Spark, La nueva y revolucionaria ciencia del ejercicio y el cerebro”, afirma que el ejercicio  mejora la conectividad entre las células cerebrales y además incrementa el número actual de las mismas, permitiendo un estado de alerta y relajación. Existen estudios que indican que la actividad física puede incrementar el IQ de las personas, así como también mejorar habilidades para resolver problemas, aumentar la motivación y la memoria.

ESTIMULA EL APRENDIZAJE: Según el Dr. John J. Ratey, la actividad física provee un estimulo que permite al cerebro estar listo y con la capacidad de aprender. Afirma que los problemas de atención se reducen casi de inmediato al incorporar el ejercicio a la rutina diaria. Lo anterior porque activa  partes del cerebro que ayudan a regular el sistema emocional.

RETARDA LOS EFECTOS DEL ENVEJECIMIENTO: El ejercicio es una de las pocas herramientas que contrarresta el proceso de envejecimiento, ya que retarda el descenso natural de la tolerancia al estrés. La mayor implicación no solo es que el ejercicio evita que el cerebro degenere, sino que además revierte el deterioro de las células asociadas al envejecimiento. Un efecto muy particular del ejercicio en adultos mayores es que ayuda a la concentración de dopamina, un importante neurotransmisor que influye en el estado de ánimo y la motivación de las personas, y que disminuye con la edad.

AYUDA A MANEJAR EL ESTRÉS: El estrés produce cortisol en el cuerpo, un químico que ayuda a incrementar azúcares y lípidos en la sangre para responder al factor estresante. Sin embargo, cuando el cortisol termina con sus funciones básicas, sigue circulando por la sangre, destruyendo glóbulos blancos, debilitando el sistema inmune y manteniendo un estado alterado en las personas. El ejercicio elimina las hormonas  del estrés que se han acumulado en el cuerpo.

PROMUEVE UN BIENESTAR PSICOLÓGICO: Según expertos en medicina del deporte, con el ejercicio se pueden prevenir y mejorar padecimientos tales como la depresión y la ansiedad, ya que incrementa los niveles de serotonina, un importante neurotransmisor que transita en los pensamientos y las emociones, y que en niveles bajos se asocia con depresión.  También se sabe que el ejercitarse produce endorfinas en el cerebro, que son químicos que brindan una sensación de bienestar. Un estilo de vida físicamente activo aumenta  la energía, mejora el estado de ánimo y promueve una mejor la calidad de vida.

MANTIENE HUESOS Y ARTICULACIONES SALUDABLES: La actividad física previene la osteoporosis, preserva la masa ósea y reduce el riesgo de caídas en adultos mayores.  Así mismo, el ejercicio puede aliviar los dolores provocados por la artritis, una enfermedad que consiste en la inflamación o desgaste de los cartílagos entre los huesos. Según un estudio de la Universidad de Stanford, la producción de cartílago incrementa cuando se le somete a presión, evitando así el roce directo de los huesos y el dolor. Caminar, correr, saltar o cualquier deporte es vital para este proceso, especialmente si se acompaña de una dieta rica en Omega-3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *