Home Office: ¿Más sedentarismo?

Impactos: 282

Por: Lizet Meneses

Especialista en bienestar laboral

Consejos para incrementar el movimiento en tu nueva rutina de cuarentena.

Ante el actual distanciamiento social decretado por el riesgo de contagio que implica el coronavirus (COVID-19), la nueva rutina de trabajo en casa puede resultar más productiva, pero también nos obliga a pasar mucho tiempo en una sola posición, incluso más que cuando asistíamos a la oficina. Hemos dejado de movernos de un piso a otro para asistir a una junta, ya no caminamos a nuestro lugar favorito para comer, o simplemente, ya no damos esos cortos pasos del estacionamiento al escritorio. De acuerdo a las notas oficiales, todo apunta a que nos dirigimos a un escenario cada vez más sedentario, lo que evidentemente, pone en riesgo nuestra salud y por consecuencia, disminuye la productividad.

Permanecer sentado por largas horas resulta poco sano ya que a nuestro cuerpo le provoca: aumento en los niveles de estrés, disminución de la fuerza corporal, aletargamiento en la quema de grasa, incremento en el riesgo de contraer diabetes tipo 2, afecciones cardíacas, y evidentemente una disminución considerable en los niveles de concentración, creatividad, memoria y más…

Para afrontar con éxito estos días, te brindamos estos  7 consejos esenciales que seguro marcarás en tu lista de pendientes:

  1. Haz una pausa: Este es el punto más importante de todos, levántate para moverte, estírate o camina de 3 a 5 minutos por cada 40 efectivos de trabajo. Esto evitará sobrecargas articulares, mejorará la concentración y reducirá el estrés en tu jornada laboral. Puedes hacerlo programando una alarma como recordatorio para tomar tus breaks saludables.
  2. Desempolva tu bicicleta fija: Dentro de los aparatos para practicar ejercicio en espacios internos, la bicicleta estática es una de las más seguras porque no genera estrés para las articulaciones ni tiene riesgos de caídas; además, es una gran aliada si buscamos disminuir la ansiedad, sumando salud. Una rutina de 30 minutos diarios te ayuda a disminuir el estrés, reducir la posibilidad de desarrollar enfermedades crónicas, incrementa los niveles de oxigenación, mejora el funcionamiento intestinal y puedes perder hasta 400 calorías por sesión. Nada mal, ¿no?
  3. Prueba con Videos, apps o clases en línea: Si eres de los que extrañan el gimnasio o el ejercicio frecuente, los entrenamientos virtuales o las sesiones de yoga en línea, pueden ayudarte. Realizar estas actividades desde casa tiene grandes beneficios en la concentración y ayudan a relajarte tanto física como mentalmente, además incrementan de manera pasiva, tu tono y fuerza muscular. Puedes fijar una hora para cada día y probar la rutina en diferentes áreas de la casa, la sala, terraza o la recámara.
  4. Solo unos minutos son efectivos: Si lo que quieres es mantenerte en forma esta cuarentena y las demandas en casa te lo impiden, cambia la creencia de que el ejercicio requiere mucho tiempo en el gimnasio o miles de clases para ser efectivo. Si realizas un ejercicio vigoroso, cualquiera que eleve tu ritmo cardiaco como trotar, saltar la cuerda, o simplemente hacer unas sentadillas o burpees, no necesitas más de 15 minutos diarios para quemar grasa, tonificar los músculos y acelerar tu metabolismo.Puedes intercalar intervalos de 5 minutos entre tus horas laborales.
  5. Camina mientras trabajas: Todo el día la pasamos de la laptop a la sala y del comedor a la bandeja de entrada. Si debes tomar una llamada o participar de una junta que no requiera usar la computadora o la cámara web, puedes hacerlo desde el celular, de pié o caminando por la casa. Esto te ayudará a descansar de la pantalla mientras realizas pequeños estiramientos.
  6. Levántate más temprano: Programa tu alarma unos minutos antes de tu horario habitual y realiza una sesión de ejercicio o estiramiento breve, sencilla y que te guste. Al hacerlo como primera actividad, cuando el resto del mundo aún duerme, será más fácil lograr incluir este valioso hábito en tu vida, pues no interfiere con las demandas familiares o laborales de la nueva rutina, además de que se siente muy bien haber cumplido una de las metas del día desde muy temprano.
  7. Incluye a tu familia en la rutina de movimiento: Ahora que ya sabes todo lo que puedes hacer para combatir el sedentarismo en estos tiempos de contingencia, puedes ayudar al resto de los miembros de tu familia a equilibrarse, relajarse y lo mejor, ¡A moverse!. Comienza realizando con ellos rutinas breves de acuerdo a su edad e incrementa el tiempo y la complejidad poco a poco, ayúdate grabando las sesiones diarias para que en conjunto puedan ver las mejoras y de paso, se diviertan.

Y recuerda que en tiempos de cuarentena lo que más necesita tu cuerpo es el mismo mantra de siempre: muévete, muévete, muévete.

Tu decides.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *